ENTREVISTA A MOISÉS ESPINÓS QUERO

Patrocina esta noticia:

Habla pausado, responde con certeza y si la experiencia es un don de los seres humanos, Moisés comienza la entrevista disipando mis dudas: “tengo 68 años, empecé a los 7 en el mundillo de los palomos deportivos, es decir, llevo 61 años como palomista”.

Este señor nativo de Jávea ha sido Campeón Provincial de Valencia y Alicante y una persona cercana  a los palomistas que disputaron en La Marina el Concurso de La Esencia.

El mundo palomista recordará sus campeones, los magaños Sin Fronteras y Patirás o el gavino Osasuna, los que marcaron épocas.

Siente devoción por Santa Pola, su excelente gastronomía y la calidez de sus gentes.

Frente a mí, en una cálida y soleada tarde en las dunas de La Marina, le suelto a bocajarro:

 

¿Qué es La Esencia, Moisés?

-La Esencia es volver a volar palomos como nos enseñaron nuestros ancestros, tal y como son, aprovechando los instintos del ave, sin pintar, como toda la vida.

 

¿Cómo analiza este concurso que acaba de finalizar?

-Hay mucho trabajo hecho. Lo fundamental es que el palomo sepa distinguir y por eso es clave la tarea de educación de los palomos.

 

El dilema está claro: ¿pintado o no pintado?

Los pintados tienen una ventaja manifiesta porque la paloma no tiene defensa, en cambio los no pintados van todos a la paloma. Los palomistas nos fuimos a los pintados sólo por el negocio, como todo en la vida. Hay mucha gente que vive de un tinglado enorme.

En pocos días se disputará en Santa Pola la final de La Esencia, ¿cuál es su mensaje?

Desearía observar que los palomos irán limpios a la paloma, que sean honestos y que no macheen. Educar un palomo puede llevar uno, dos y hasta tres años y en eso se debe insistir.

 

Moisés, si echa la vista atrás en los últimos 15 años ¿qué le sugiere la colombicultura de nuestra Comunidad Valenciana?

-Me provoca un sentimiento de desencanto la colombicultura tradicional y no hay más que presenciar cualquier concurso: sueltas maratónicas, palomos que se pierden, alrededor de dos horas en coche persiguiendo una pica, tardes de fines de semana con regreso amargo a casa por sueltas donde no se ve nada, etc.

 

Cuanto finalizamos la conversación con Moisés, me quedé con una duda que disipé ante el diccionario de la Real Academia Española y que resume  la filosofía de un grupo de personas alrededor de esta actividad:

ESENCIA

Es aquello que constituye la naturaleza de las cosas, lo permanente e invariable de ellas.