ENTREVISTAS: Ricardo L. García Esparza.

Patrocina esta noticia:

Ricardo L. García Esparza.

Presidente de la Federación Colombicultura Comunidad Valenciana

Activistas, flexibles y altamente creativos”, así describe, entre otros rasgos, una prestigiosa consultora estadounidense a la generación nacida en los años noventa, la primera que ha crecido con Internet en casa y en un entorno en que la precariedad laboral asomaba en el horizonte. Estos jóvenes creen que “la unión hace la fuerza y que las redes sociales son más una ventana creativa, que un mero recipiente de egos y más que buscar la aprobación masiva de sus ideas, quieren –sobre todo- expresar sus inquietudes”.

Tengo ante mí a uno de estos jóvenes, español y valenciano de pura cepa. Con su bolsa de inquietudes, deseos, experiencia de casi tres décadas en el mundo de los palomos deportivos y un grupo de colaboradores cercanos, se hizo nada menos que con la presidencia de la Federación Colombicultura Comunidad Valenciana desde hace pocos meses.

Ahora tiene cuatro años por delante para plasmar las propuestas que defendió con ardor durante la precampaña eleccionaria.

Ricardo Ele, como me aclara, habla claro y con contundencia y algunos momentos de nuestra charla los rescato para nuestros apreciados lectores de Palomos Santa Pola.

P. ¿Cómo llegaste al mundo de los palomos deportivos?

RL: Entré porque tenía un primo que dejó la actividad en el pueblo de Muriel y yo la continué. Tenía nueve años y empecé sólo, aunque desde hace unos años tengo dos socios, Guaita y Fernando Robledo. Hago la cuenta y me sale que llevo 29 años de palomista.

P. Dime 3 palomos tuyos que más te han dejado huella a lo largo de estos años.

RL: El que más destaco es AWITA NANO, un rojo ganador, fuerte y con mucho rebote. Fue campeón de la Comunidad Valenciana en 2014 y 7º en el Campeonato de España. Es el mejor que he tenido sin duda. Otro es TUTI FRUTI, un rojo que volvía muy bien y tenía mucho rebote y el tercero es A MI MANERA, un toscado único que volvía de cualquier lado.

P. ¿Qué balance haces de los últimos 10 años atrás hasta este presente en el mundo de los palomos deportivos?

RL: Las mejoras son notables y evidentes. Ha mejorado muchísimo la competición y se ha incrementado la participación masiva de palomistas. Los resultados avalan la enorme cantidad de competiciones que se realizan durante una temporada. Actualmente la Federación está consolidada con dos sedes propias como Torrellano y Algemesí, las que representan un valor inmobiliario importante y sobre esa base debemos trabajar en varias áreas.

P. ¿Cómo cuáles?

RL: Nosotros tenemos que aprovechar todo lo bueno de los gestores anteriores, cuyo trabajo fue arduo y permanente. Tenemos que intentar que se rescaten nuevos lugares para volar palomos, acercar nuevas vocaciones de niños y jóvenes palomistas para reforzar los clubes, donde los socios dejan la actividad por edad e integrar a la mujer en todas las áreas de nuestro deporte autóctono valenciano.

P. ¿Cómo evalúas el hecho de que Begoña Lorente Ortiz haya sido presidenta del Comité de Árbitros-Región 4?

RL: No es más comenzar a cumplir con las propuestas que ofrecimos en la precampaña. Begoña llegó por méritos propios y tenemos que arroparla entre todos. Pero no me olvido de que hay mujeres presidenta de clubes de palomos deportivos, es decir, tenemos que integrar a la mujer en la vida diaria de nuestras actividades palomistas.

P. ¿Cómo observas el colectivo arbitral?

RL: En general lo veo muy bien. Esta es un área importante de la Federación y pondremos todos los medios para capacitarlos y mejorar sus niveles. Es decir, buscar la evolución permanente a nivel arbitral y en eso estamos.

P. Un tema inherente a Alicante, Valencia y Castellón es el de los peteros. ¿Qué plan dispone la Federación?

RL: Es un tema amplio y complicado. pero creo que el camino de inicio para solucionar el tema es que los clubes tienen que acudir a la Federación con todos los datos. A partir de ahí nosotros dispondremos de una logística para, en cada caso, llegar a remediar cada situación en particular.

La charla continuó al igual que la música de la fiesta en los Salones Charlot, con el murmullo alto de mesas vecinas y el reencuentro de la familia palomista de la comarca. Hay mucho trabajo por delante, Ricardo L lo sabe pero, ¿quién no da una oportunidad a jóvenes “activistas, flexibles y altamente creativos”?. Nosotros los primeros.