Entrevista: Andrés Sempere Baile

Patrocina esta noticia:

HISTORIA SOCIEDAD VIRGEN DEL MAR DE PALOMOS DEPORTIVOS

* CINCUENTA AÑOS DE HISTORIA – 1.963 – 2.013

Ficha Técnica

Nombre y Apellidos: Andrés Sempere Bayle.

Nacido: En Santa Pola (Prov. Alicante).

Se define como: santapolero y palomero.

Hijas: María Asunción, Ana María y Pepi Jesús.

Comenzó como colombaire: Con 15 – 16 años.

Su orgullo: Haber sido el primer presidente santapolero de la Sociedad Virgen del Mar de Palomos Deportivos y tener tantos amigos en el mundillo de los palomos.

SANY0724

A pesar de sus jóvenes 75 años, a Andrés Sempere Bayle se le ilumina la mirada cuando nos introducimos en una apasionante charla de más de noventa minutos y su prodigiosa memoria, me ayuda a reconstruir una parte importante del mundo de los palomos deportivos de la localidad marinera. Andrés, tras el regalo del primer palomo por parte de un tío suyo y el vuelo de los primeros ejemplares en la villa marinera a cargo de los murcianos José Pepe Aliaga “El Sacapúas” y José Ballester Sáez “El Cascarilla”, tuvo en claro haber encontrado su vocación y a ella le dedicó todo su esfuerzo y muchas horas de trabajo. Él, de profesión panadero, fue amasando a lo largo de los años una pasta con ingredientes de concursos, viajes, licencias, pelechas, celebraciones, etc. y hasta puede proclamar con orgullo tener un himno dedicado a su persona con letra y música del histórico grupo local Los 5 de España. Vale la pena leerlo atentamente, todos aquellos que no están en activo y las actuales generaciones, continuadoras de su enorme y prolífica tarea.

Andrés, ¿Cómo comenzó su actividad como palomista?

Yo tenía 15-16 años cuando mi tío Pedro Cerdán me regaló un palomo. En esa época llegaron a Santa Pola a construir el alcantarillado dos personas de Murcia: Pepe Aliaga “El Sacapúas” y José Ballester Saez “El Cascarilla”. La noticia se corrió por el pueblo y tomé la iniciativa de ir a Alicante a la Federación de Colombicultura. Allí me dijeron lo que hacía falta para crear una sociedad. Me dieron todos los libros necesarios y los pagué de mi bolsillo.

¿Cuándo nació la sociedad y quiénes fueron sus compañeros de Junta Directiva?

Pues, estamos hablando del año 1.963. El primer presidente fue José Aliaga  y luego seguí yo acompañado por José Ballester que era vicepresidente, Don Pedro El Maestro fue el Secretario y como vocales recuerdo a Antonio Baile y Antonio Sempere.

¿Cómo comenzó la actividad?

Poco a poco se fueron acercando aficionados y comenzamos a competir en concursos locales, hasta que llegamos a organizar el primer concurso Comarcal, el que tuve la suerte de ganar con mi palomo El 13. También empezamos a salir a otros lugares como Guardamar, Almoradí, Catral, etc.

Hágame un comentario de los tres mejores palomos que ha tenido.

Uno fue El 13, azul claro, con el que gané varios concursos. Era muy buen palomo y lo perdí en un concurso en Guardamar. Soltamos a la hora prevista y aparecieron 8 mensajeros. Si le digo donde lo encontraron no me creerá, nada menos que en Monte Tocinos (Murcia”. Otro gran palomo que recuerdo fue El Negro, un marrón oscuro que en un concurso se fue a la carretera de Playa Lisa y unos cazadores le dispararon. Lo encontró un chico, estaba herido, se recuperó y lo llevé a la Federación para anillarlo. El tercero de la lista es El Cometa, un magaño que lo trajimos de Lorquí (Murcia). Pagamos en calderilla 1.000 y pico de pesetas. Lo solté después de la pelecha –inexperto de mí – llegó a la terraza de mi casa y como estaba débil cayó fulminado. Lamentablemente El 13 y El Negro me lo robaron y no los encontré nunca más.

SANY0725

Andrés ¿Qué es lo que identifica a un buen palomero?

Primero, devoción por este mundillo, segundo, un gusto enorme por los palomos y tercero, mucha afición. Voy más allá, los palomos son como hijos para uno y que no los toquen.

Ustedes y las nuevas generaciones preparan los palomos con métodos distintos ¿cómo lo hacían en aquellos tiempos?

Nosotros lo hacíamos con panizo, con un maíz muy pequeño y muy bueno. En esa época había muchas palomas blancas en La Glorieta. Le dije a Tomás Buades, alcalde de la villa entonces, de terminar con ellas. Así lo hicimos y las llevábamos al Asilo de Ancianos de Elche para que las comieran.

¿Por qué prendió tanto la afición y difusión del palomo deportivo en Santa Pola?

Creo que se dieron varias circunstancias. Muchos jóvenes nos interesamos desde que comenzó la actividad en el pueblo, además Santa Pola es muy buen sitio para volar y ya se han cumplido 47 años de actividad ininterrumpida. Todo eso ha hecho de nuestro pueblo ser considerado como un referente de los colombaires en la Comunidad Valenciana y en alguna cercana como la murciana.

¿Que buenos momentos y anécdotas recuerda?

Entre los buenos momentos recuerdo las comidas y subastas que hacíamos para todos los participantes cuando organizábamos concursos en Santa Pola. Nos reuníamos con todas las familias en el Hotel Polamar, otras veces en el Restaurante Batiste y también lo hemos hecho en algunos garajes. Otros recuerdos que quedan para siempre son las amistades forjadas a lo largo de tantos años como con Antonio Contreras, José Manuel Brau y José Luis Sempere, también El Lillo y su cuñado de El Altet y El Maestro, El Boto y el Jorobaíto de Guardamar.

¿Le han querido comprar algún palomo?

Pues, la verdad que sí. En el mundillo de los palomos deportivos hay gente muy pasional y si un palomo es bueno van tras él como sea. Una vez en Beniajama mi palomo El 13 realizó un gran concurso y apenas finalizó la suelta un señor me ofreció medio millón de pesetas. Era muchísimo dinero en ese momento – hace más de 30 años – pero no lo vendí.

¿Le robaron palomos alguna vez?

Lamentablemente sí, varias veces. Me robaron muchas parejas que tenía en el campo y en Guardamar. Cuando me robaron El Negro y El 13 fue un golpe muy fuerte para mí y no quise saber más nada con la actividad. Fue una lástima, si no hubiera seguido. Perdí motivación y decidí que lo mejor era dejarlo.

Andrés, no me negará que pocas personas pueden presumir de tener un pasodoble personalizado

Es verdad, es verdad. Es un orgullo que siento como santapolero y como palomero. Es un himno con letra y música que me hicieron Los 5 de España, el famoso grupo musical de Santa Pola de los hermanos Espinosa. Ellos recorrieron todo el mundo con sus canciones y en su repertorio llevaban esta canción.

Después de tantos años vinculado al mundo de los palomos deportivos, ¿qué mensaje o sugerencia dejaría para los actuales colombaires?

Destacaría tres puntos: primero, que no se robasen palomos de ningún tipo, segundo, que haya mucho respeto entre todos y tercero, que fomenten el compañerismo cada día.

La gélida tarde de febrero se va haciendo noche y es el momento en que ponemos fin a esta apasionante charla con Andrés Sempere Bayle. Le noto tranquilo, relajado, como agradecido por haberle escuchado y haberle podido poner voz a tantas experiencias que tenía guardadas desde hace años. Me muestra un cuadernillo de un concurso organizado por la sociedad local en el año 1.972, en blanco y negro y me habla muy bien de esos personajes color sepia que aparecen en las fotos. Como dice la canción: “Es la nostalgia, un cielo que perdí…”. Hasta siempre Andrés, el gusto ha sido mío.