Entrevista a Isabel Ríos Domingo

Patrocina esta noticia:

Isabel Ríos Domingo: Presidenta del Club Los Tigres de Burriana (Castellón)

Mira a los ojos y tiene clara cada respuesta. Habla con pasión del mundo del palomo deportivo del que forma parte desde los 17 años y poco a poco va incorporando al paisaje colombicultor a toda la familia. La introdujo en este mundillo su entonces novio (hoy su marido) y luego se incorporaron sus hijos. Por eso de esta hermosa síntesis entre Palomos Deportivos-Familia nace la Peña Los Tigres de Burriana, con raíces en la finca familiar de Castellón. La charla es profunda y amena, con detalles notables de su extensa tarea en distintas áreas de la peña de la que desde hace 3 años es la Presidenta. Como en anteriores entrevistas Isabel representa el aporte de la mujer en este deporte mayoritariamente de hombres, un verdadero soplo de aire fresco que convendría cuidar y proteger, por el aporte que realizan a diario al mundo de los palomos deportivos.

-Isabel, a lo largo de varias décadas has preparado muchos palomos de gran nivel, ¿cuales son los 3 mejores que tuviste?

Los tengo bien definidos: uno fue EL CONDY que ganó la Comunidad Valenciana en 1.989, un palomo que volvía muy bien, otro fue el TRES TIGRES que ganó un Regional de Jóvenes en Manises. Era un fenómeno, hacía todo bien y también recuerdo al SEIS TIGRES, sub campeón de la Comunidad Valenciana, el más completo, el mejor, tenía todo, era maravilloso.

-¿Cómo recuerdas tus inicios?

Cuando empecé a ir a las primeras sueltas era la única mujer hasta que en los últimos años se fueron acercando otras mujeres a este mundillo. En estos momentos en la Junta Directiva de nuestro club me acompañan dos mujeres.

-¿Cómo crearon el Club Los Tigres de Burriana?

Nosotros en Alquería tenemos nuestra casa y como disponíamos de lugar hicimos la nave donde tenemos todo el material para preparar los palomos deportivos. Además este año hemos organizado el Campeonato Clasificatorio “La Esencia”, donde ganó el palomo blanco de Juan Blas Vela

-¿Qué aporta la mujer al mundo de los palomos deportivos?

Fundamentalmente tranquilidad. A veces el hombre es muy impulsivo, de reacciones fuertes e inmediatas. Pero a la hora de una reclamación he notado que hay más respeto y otra forma de respuesta ante una mujer que ante un hombre.

-¿Qué tema de gran dificultad debes gestionar como presidenta?

El tema de la responsabilidad civil de un club. La dificultad es enorme por la forma en que crecen ciudades y pueblos. Hay que contemplar antenas, transformadores, cables, mensajeros, etc. Son muchos elementos que están estrechamente vinculados al mundo del palomo deportivo y hay que ser muy cauto a la hora de tomar decisiones.

-¿Cómo analizas la casi nula incorporación de jóvenes a la colombicultura?

El tema es preocupante y de difícil solución. La gente que está en los clubes y los aficionados a este deporte vamos cumpliendo años y muchos van dejando la actividad. La colombicultura es un deporte que tiene gastos fijos y los jóvenes no pueden afrontar los consumos que genera la misma. De todos modos creo que hay que hacer hincapié en dos áreas claves para intentar reclutar a jóvenes para nuestro deporte:

a. la experiencia de los Campamentos Juveniles anuales me parece importantísima. El último que se hizo en Crevillente/San Bartolomé, incluido el curso de Auxiliar de Árbitros, es el camino a seguir, una experiencia que marca a cada joven.

b. la difusión en las escuelas. Debemos acercarnos a los centros educativos y presentar el mundo del palomo deportivo a niños y jóvenes y tratar de captarlos para la actividad.

Finalmente Isabel, ¿Qué mensaje enviarías a las mujeres que leerán tus palabras?

En primer lugar les diría que se acerquen a conocer un deporte precioso y que se puede compaginar perfectamente con la familia. Siempre digo que en vez de pasar horas y horas un fin de semana en un centro comercial, vayan a una suelta de cualquier concurso y disfrutarán muchísimo. Estoy convencida que en los próximos años la mujer se irá incorporando más y más a nuestro deporte.